Poemas dedicados por mí

 

 
     

 

Amigo Daniel Tadey nuevo

A Daniel Tadey 2015

Quebrada de Humahuaca  

A  una collita en el año 1992

Peregrino del tango 

A  Miguel Gadea Sandler 2013

Evita   

A  María Eva Duarte - 2012

El maestro y su piano 

Al maestro Jorge Dragone - 2012

Mercedes Gaucha

A Mercedes Sosa

Querido Carlos Gardel

Al morocho del Abasto

Estirpe de cantor

Al inolvidable Charlo

 Ahí va

Al Poeta:  Gustavo Machado

Torcacita enamorada

A Tamara Castro, con amor - (2007)

Entrado en años

Para el CHILE mi primo, un hombre que pasó por la vida y nos dejó el perfume de su bondad. - (2006)

Alas rojas para un vuelo postergado

a Ernesto Che Guevara

   
     
     
 

El maestro y su piano

Dedicado al Maestro Jorge Dragone
 

 

 

El viento de febrero lo trajo hacia la luz
de los sones preciosos que su piano desgrana,
en las lunas cautivas del goce del teclado
su viaje por el tiempo hoy se viste de gala.

Saldrá una serenata de su caja sonora
alejando las sombras del dolor y el olvido
y un concierto de anhelos celebrará la magia
sobre el gran pentagrama en las huellas del cielo.

El maestro toca el piano y sus manos virtuosas
expresan armonías del tango y su sentir
sugiere las historias en acordes al vuelo,
recrea en dos por cuatro la milonga feliz.

Cuánta vida, su vida a la música entregada.
Caballero del arte. Ilustre ciudadano.
En giras por el mundo mereció los aplausos
junto a todas sus obras ,“Zapatitos de raso”.

Recorriendo del piano su marfileño lecho
habrá un tango esperando su inspiración en llamas
y será Buenos Aires su eterna melodía
con la nostalgia antigua de la Reina Del Plata.

Norma Ester Montenegro

 19/2/2012

 

 

 
     
    .

 

 

Querido Carlos Gardel
Tango

QUIQUE RASSETTO

NORMA ESTER MONTENEGRO



Llegaste al “Abasto” te trajo el destino
en sus adoquines resonó tu andar,
jugaba en tu cara la eterna sonrisa
aquella que supo a todos llegar.

Morocho y bohemio del centro al suburbio
las luces del tango hiciste brillar,
sutil pentagrama trazó tu silbido
con notas que sólo podías tu lograr.

 

Para todos “El morocho”,
“El troesma”, “El Zorzal”,
la canción fue tu camino
melodía de arrabal.
Le cantaste a Milonguita
su berretín y ambición
y al amor que fue tu sueño

le entregaste el corazón.

Hoy están de duelo los vates porteños
recorren con pena la antigua ciudad.
La cita: “El Abasto” para estar en punto
a la hora en que vuelve tu duende a cantar.

Tu historia fue un sueño doliente en la bruma
de esta Buenos Aires que no ha de olvidar,
tu voz hecha tango querido Carlitos,
quedó entre nosotros, por siempre ha de estar.

Clic en la flecha para escuchar la canción en otra página.

 

 

 

     
   

 

 

Estirpe de cantor

Música: Quique Rassetto

Letra: Norma Ester Montenegro

 

De Dandy  porteño... tu figura,

de tangos… cautivo el corazón,

dejaste  a tu paso por la vida

bien alta la estirpe del cantor.

 

Tu música en íntimas cadencias

la magia de tu arte conoció,

acordes azules enmarcaban

el vuelo de fina inspiración.

La noche y sus pájaros de sombra

robaron insolentes tu emoción,

detrás de la puerta del recuerdo

perdura el mensaje de tu voz.

Sutil artesano de palabras

tu lírica en sueños se quebró,

quedó la tristeza que se abisma

vencida ante la última canción.

.

La luna tejió su luz de plata

al ritmo que el tango celebró,

y fue tu romántica bohemia

refugio en tus noches  de ilusión.

 

Albores que a veces alumbraron

le dieron a tu vida otra razón,

vigilia de pasos te llevaron

camino al hechizo del amor. 

 

 

 

     
   

 

 

Ahí va ... 

 

Ahí  va Gustavo Machado

soñando lunas de asombro

con su pluma enamorada

entre los viñedos de oro.

 

Sus coplas entretejidas

con las hebritas de un soplo

de la brisa atardecida

con el ocre del otoño.

 

Sus versos, pulso y camino

que se adentran en lo hondo

del latido que lo habita

hasta brotar en cogollos.

Ahí va…borrando silencios

con sus poemas-responsos,

un ángel navega hechizos

en el cauce de sus ojos.

 

Artesano de palabras

con su lenguaje sonoro

abre surcos en las rimas

para sembrar su tesoro .

 

Norma Ester Montenegro©

 

 

 

 

     
  

 

 

Alas rojas para un vuelo postergado

En distante geografía
con un sueño de igualdad,
luchó por la libertad
con su ideal como guía.
Aferrado a la porfía
que pugnaba en su interior,
se atrevió ante el opresor
junto a indómitos cubanos,
que dejaron en sus manos
su destino y su valor.

En la selva rumorosa
su consigna era ¡avancemos!
y al afirmar “Venceremos”
se tornaba victoriosa.
La marcha iba sigilosa
y en los puños apretados,
los derroteros marcados
espantaban a la muerte,
que jugaba con la suerte
de los pasos denodados.

 

 

 

 

 

 

Comandante, le debía
un recuerdo a su perfil
y a ese mechón varonil
al que la boina cubría.
Cuando regrese algún día
hallará que no hubo olvido,
que perdura en el latido
del corazón militante,
que lleva siempre adelante
a todo obrero oprimido.

Por cada joven que abrace
la justicia como opción,
habrá una revolución
y un anhelo que renace.
Será la historia quien trace
su figura fiel y clara,
que en Pueblo Higuera quedara
en manos del homicida
que le segara la vida
Comandante, Che Guevara.

 

(c)Norma Ester Montenegro/2008

 

 

 

 

 

 

     
  

 

 

Torcacita enamorada

(a Tamara Castro, con amor)

 

Las sombras han apagado
la dulzura de su canto,
mi verso mojado en llanto
en su recuerdo ha posado.
Calandria que ha cautivado
al llevar junto a su trino
el donaire femenino
hecho bandera en su estampa
con retacitos de pampa
trenzados a su destino.

La guitarra compañera
en el vaivén de su vida
ha quedado adormecida
con las coplas en espera.
No es la feliz mensajera
del lirismo de su dueña,
en vano en sonar se empeña
cuando un ángel la acaricia
intentando la delicia
de una milonga sureña.

Torcacita enamorada
plegó sus alas al viento
su vuelo fue corto y lento
pero llegó a ser amada.
Su pasión en llamarada
sin alarde, sin jactancia
vibró firme en la constancia
de florecer en el arte
donde quedó un estandarte
esparciendo su fragancia.

 

 

Su voz vencerá al olvido
por que en todo corazón
sin importar la razón
quedó su estilo prendido.
Perdurará en el latido
de la estrella amanecida
que veló su corta vida
designada para el cielo
donde descansa su anhelo
junto a la Paz merecida.

Esta flor a su memoria
se mantendrá fresca y pura,
por la bondad y la altura
que tuvo su trayectoria.
En tanto asoma a la gloria
con una décima acuerdo
que mi verso fluya lerdo
por que no quiero admitir
que haya debido partir
para volverse recuerdo.

(c)Norma Ester Montenegro/2007

 

clic en la flechita  para escuchar este  tema cantado por Celia Saia

 

Si es cierto que las musas visitan a los poetas, las de Norma son evidentemente de neto arraigo femenino. No sólo porque en esta poesía una mujer de letras rinde tributo a otra de la música, sino porque en general
todo el decir poético N.M. es de un dulce pero contundente reconocimiento a ciertas causas que parecieran tomar un matíz especial a la luz de la mirada femenina.

Aquí , el dolor elige respirar en las metáforas, florecer en las décimas, para brindarse transformado, purificado en cada estrofa. El verso apologístico y estructuralmente definido se suaviza en la gratitud hacia su destinataria. El sentimiento descarnado se enternece y se abre como un árbol hasta debatirse en un final personalizado y que mucho tiene que ver con la rebeldía del amor y esa imposibilidad de unificarlo en tiempo y espacio.

Ojalá que su "Torcacita enamorada" encuentre nidos fecundos en el alma sensible de quienes degusten despaciosamente de estas líneas.

Graciela Vodicka (Escritora y Poeta - Lanús BA. La Argentina - 2007)

 

 

 

 

     
 

Entrado en años

Hoy que cumplo los ochenta
pienso al mirarme al espejo
entrado en años; no viejo
sólo uno más en la cuenta.
La vida ha marchado lenta
con la experiencia al costado,
ya me doy por bien pagado
por que en su justa medida,
junto a la pena sufrida
el consuelo me ha llegado.

Rodean la mesa servida
las nueras hijos y nietos,
cuesta mantenerlos quietos
junto a mi hermana querida.
La patrona nos convida
un pastel, una empanada,
quita la flor deshojada
que cayó desde el florero,
todo brilla por su esmero
nada escapa a su mirada.

¡Ochenta años han pasado!
Casi no lo puedo creer,
ocupado en ver crecer
los hijos que Dios me ha dado.
Ya me encuentro acostumbrado
a no porfiarle al destino,
ha sido largo el camino
por eso es que sin apuro,
voy a esperar que el futuro
me envuelva en su remolino.

(c)Norma Ester Montenegro

Para el CHILE mi primo, un hombre que pasó por la vida y nos dejó el perfume de su bondad.

 
 

   

 

 

Déjame un Comentario

Ver comentarios en el Libro de Visitas

 

Estás escuchando "Vals del Recuerdo" por Richard Clayderman


Volver  

Mi Correo