Charango

Nacido de la herida del Quirquincho
borracho de auroras y de Huaynos.
Eco andino que late en sinfonías
su coro de lamentos resignados.

Colgado sobre el pecho aprisiona
torbellino de vientos olvidados.
Cortejo de palomas en el alba
tensan firmes sus cuerdas cielo abajo.

El aire lame sones que reposan
en el decir agónico de un canto.
Sus cinco cuerdas dobles complementan
voces que la guitarra se ha callado.

Instrumento mestizo que acompaña
del acervo nativo su dechado.
Un duende bailarín nutre su esencia
y esparce melodías desbordado.

Una queja de sangre se requiebra
para mojar con luz antiguos pactos.
Eslabón que persigue los recuerdos
de los indios que habitan en su espacio.

(C)Norma Ester Montenegro

Ciudad Madero-Pcia.de Bs.As.Argentina

1° premio el 16 /12/2006 en la BibliotecaPopular Rotaria de Isidro Casanova, Bs. As. Argentina

 

Volver